martes, 25 de marzo de 2014

Pozu Llucia

ya no quedan paisanos

Fin de semana de sol y nosotros nuevamente al agujero ese llamado Pozu Llucia. A ver si acaba de una vez. Con la idea de mirar algunas incógnitas nos metemos al agujero y al llegar al Mr. Proper dejamos hierros y taladro. Primero nos dirigimos a ver una incógnita tonta a la galería de barro que según la topografía se acerca desde el Meandro Mr. Proper al Pozu Pataricu. La incógnita era en realidad un paso estrecho de barro asqueroso (Qué raro!) que ensanchamos y, bingo!!, encontramos un pozo que no era el Pozu Pataricu. Parece que tenemos suerte. ¡Rayos! Hemos dejado el taladro atrás. Volvemos a por el material, y comenzamos a equipar el pozo... brum burm, ruido de talado, primer párabol, brum brum, segundo párabol....de repente ¿Qué es esto? Nooooooooooooo! Es un párabol viejo. Efectivamente estábamos en el Pozo Pataricu, este párabol debía de ser uno de los que montó Gonzalo para hacer un pasamanos para buscar ventanas, ay ay!


 galería entre el Mr. Proper y el Pataricu
 
 
En fin, desmontamos todo, y nos dirigimos al meandro estrecho por donde se pierde el agua del Mr. Proper. El meandro es estrecho muerte, y con tanto saliente parece que nos estaban empalando. A los 30 m, el meandro pasa a ser un conducto circular de 1 m de diámetro que termina en un sifón a los pocos metros. Por la topo, podemos deducir que seguramente aguas de este sifón afloran de nuevo en el Meandro Mr. Proper más aguas abajo, ya cerca del pozo de 20 m. Topografiamos este meandro.

pozo del Pataricu
 
Comimos, con el vasín de vino recomendado por el médico, y nos dirigimos al pozo con la cascada de agua que llevamos meses evitando bajar. Para no mojarnos mucho empleamos trajes de agua de la obra. El pozo resulta tener 10 m y terminar en un sifón, por lo que regresamos rápidamente y hacemos lo topografiamos. Actualmente el desarrollo de la cueva está en 2.305 m.
 
 
Cerradas todas las incógnitas decidimos empezar a desequipar la cueva. La idea es recoger todo hasta la Sala United Colors, y allí organizar las cosas para sólo sacar una saca por paisano. Para ello hay que llevar taladro, equipo de topografía y de fotografía colgando del arnés y una cuerda en la mano. Vaya, lo ideal para un meandro estrecho. Tardamos 1 h en recorrer los escasos 100 m que separan el pozo de la cascada de la Sala United Colors. Allí dejamos el material sobrante bajo una cascada, para que se vaya lavando, y cargamos la saca al 90 %. Sabiamente, hemos dejado libres 10 % de la saca para ir metiendo los ojos, intestinos y corazón que se nos iba a salir cuando tengamos que arrastrar  la saca por los meandros. Y así fue. Buf, menudo cansancio. Jenofonte y los diez mil se retiraban con más moral que nosotros. 3,5 horas para sacar una saca de -200 de profundidad. Lo peor es cuando en los meandros había que subir con un sólo brazo la saca hasta la altura del pecho... valía empujar con todo, rodilla, pecho e incluso ponerse debajo de ella y empujar con el casco. Por último, dejamos la saca en la cueva (ya volveremos otro día) y bajamos al bar, donde bebimos la cerveza con una pajita que ya no quedan paisanos para levantar el botellín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada