lunes, 9 de diciembre de 2013

Pozu Llucia

Donde pensar de vez en cuando sirve para algo



Nueva incursión al Pozu Llucia, contando con dos efectivos para tirar de saca. La situación meteorológica no acompaña. Hay nieve, está paposa y está previsto que llueve o nieve algo más. Para llegar a la boca empleamos el material técnico para estos casos: raquetas y paraguas. De camino a la boca vamos cambiando el planing, en vez de bajar a la punta es mejor ir a revisar una zona más cercana por si la cosa se lía demasiado. Así remontamos hacia arriba el Meandro Amo Caldueño con el fin de realizar una escalada y mirar un par de incógnitas tontas. Hacemos rápidamente la escalada, la cual termina completamente a los 10 m. Revisamos este meandro, encontrando que la galería sigue hacia el Sur, alcanzando la base de un pozo de 15 m tras 30 m de meandro. Según la topo, el agua de este pozo procede del Meandro Hippie. Exploramos otro corto meandro de 20 m que también termina en la base de un pozo. En total, topografiamos 42 m más de cueva. Cuando vamos a salir nos damos cuenta que la cueva entró en carga: el río de la cueva alcanza los 5 l/s y una multitud de goteras, cortinas y duchas de agua se instalan por la cueva. Lo peor es el paso estrecho del meandro de la Javiática. Este paso, situado en mitad de un pozo de 8 m, tiene una anchura de 0.3 m, y aunque parezca imposible, presenta dos chorrones de agua. Así, la mojadura está garantizada. Salimos volando, donde está nevando a muerte, y a las 19 h estamos en el refugio de Vega de Enol mojándonos por dentro. Haciendo balance, el día no ha ido mal. Hicimos un poco de trabajo, nos mojamos pero evitamos una liada mayor. Parece que pensar a veces sirve para algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada